Quieres unos senos muy firmes, sigue estos sencillos consejos

 

Los senos, tienen un gran valor estético, tanto personal como en la sociedad; muchas veces suelen padecer de flacidez, esto causado por la edad, simple genética o el estiramiento causado por el amamantamiento.

Por todo esto, para nosotras las mujeres es realmente importante aprender a reafirmarlos de manera natural sin tener que recurrir a las tan temidas cirugías.

Existen varios ejercicios que podemos realizar para reafirmar nuestro busto y no perder su belleza, muchos profesionales suelen recomendar la natación, por su estimulación a los músculos del pecho; practicar ejercicios de cardio como aerobics y correr también suelen ayudar para reafirmar el busto. Es importante tomar en consideración antes de la práctica de cualquier actividad física contar con el sujetador o sostén indicado para el tamaño de nuestros senos.

Ejercicios para reafirmar los senos

 

Otros ejercicios muy eficaces que puedes hacer en casa

Ejercicio 1

  • Estirar los brazos hacia el frente subiéndolos y bajándolos, puedes ir usando peso con el progreso.
  • Lo importante en este ejercicio son las repeticiones que realices.
  • De pie coloca la mano abierta contra la pared siempre a la altura del pecho, presionas como haciendo flexiones unos 7 segundos y con el tiempo vas aumentando fuerza y presión.
  • Se puede realizar de 8 a 10 veces diarias.

Ejercicio 2

  • En una silla con espaldar, tomas una pesa en cada mano mantienes los codos flexionados y realizas apertura horizontal de tus brazos, este ejercicio también puedes realizar en una banca inclinada de gimnasia, se debe realizar de 8 a 10 veces.
  • Apoyado en la punta de los pies estiras las piernas y lentamente doblas los brazos con lentitud hasta que los codos queden en un Angulo de 90 grados.
  • No todo depende de realizar estos ejercicios, sumado a esto es necesario que mantengas una excelente limentación, un peso adecuado y evitar un exceso de agua caliente al bañarse, así puedes además de mantenerte saludable, tu busto estará firme.

Elimina el dolor de espalda con este efectivo método japonés

El mundialmente reconocido medico Japonés Toshiki Fukutsudzi, ha dedicado más de 10 años de investigación para lograr descubrir una técnica rápida, efectiva y sencilla de acabar con el dolor de espalda. Además, esta maravillosa técnica japonesa te hará aumentar tu estatura alrededor de un centímetro y reducir el perímetro de tu cintura de 2 a 4 centímetros.

Una vez comiences a realizar el método japonés de manera regular, lograrás disminuir y eliminar tus dolores de espalda. Este método japonés te ayudará a descontracturar tus músculos, descomprimir tus vértebras y recolocar los intestinos.

Método japonés, cómo iniciarlo en casa

Es importante que antes de iniciar la técnica, tomes nota de tus medidas para que puedas llevar un control.

Lo primero que debes hacer, es asegurarte de contar con los siguientes implementos.

  • 1 Toalla
  • 3 Cintas o bandas elásticas, para atarlas
  • 1 Esterilla o superficie plana para tumbarte sobre ella

 

Manera de comenzar

  1. Enrolla la toalla sobre sí misma, procura que quede muy bien apretada y fuerte.
  2. Toma ahora las 3 cinta o elásticas, y apriétalas alrededor de la toalla una en cada extremo y una en medio, quedando muy firmes.
  3. Debes colocar tu cuerpo boca arriba en la superficie que hayas seleccionado y coloca la toalla enrollada en la parte baja de tu espalda. Asegurándote que la misma quede perfectamente alineada con la línea vertical de tu ombligo.
  4. Coloca tus piernas al mismo nivel de tus hombros. Gira ahora ambos pies hacia adentro, haciendo que ambos pulgares se unan entre sí.
  5. Lleva tus brazos por encima de tu cabeza haciendo que tus meñiques se toquen, las palmas de las manos deben quedar hacia abajo y tus pulgares hacia afuera.
  6. Procura mantener esta posición por al menos 5 minutos.
  7. Una vez transcurrido este tiempo, date vuelta para retirar la toalla, no te incorpores de inmediato.

Seguramente las primeras veces esta técnica puede resultar ser algo molesta y dolorosa pero a medida que la vayas realizando será mucho más sencilla,  y con el paso del tiempo sentirás como tus músculos se han relajado, tu espalda estará renovada, y ¡tus medidas habrán cambiado!

Rapel y sus beneficios físicos y mentales

Si eres de los deportistas que prefieren realizar actividades físicas al aire libre y no estar en un Gym, entonces seguramente te gustara mucho la práctica del rapel, se trata de un deporte al que muchos consideran extremo, pero yo diría que haciéndolo bajo una buena supervisión y en compañía de expertos, puede aportar grandes beneficios a tu salud, tanto mental como física.

El mismo consiste en descender por muros, montañas de grandes alturas, en ocasiones las pendientes son altamente prolongadas, por lo que es necesario tener gran fuerza en los brazos y piernas y lo fundamental, contar con un equipo especializado.

Para la práctica de este deporte y dependiendo de la experiencia se puede recurrir a diferentes tipos de escalada. Los beneficios físicos que este deporte aporta son extensos, te puedo nombra alguno de ellos.

Los beneficios de practicar rapel

  • El rapel te colabora en la perdida y quema de grasa corporal
  • Te ayuda a tonificar todos los músculos del cuerpo te provee de fuerza en piernas y brazos
  • Te incrementa la flexibilidad
  • Te sorprendería la capacidad de respiración que puedes desarrollar
  • Desarrollar tu capacidad de concentración

Estos y otros muchos beneficios puedes adquirir al momento que te atrevas a probar este deporte.

Todos podemos practicarlo siempre y cuando tengamos presente contar con una preparación física para aguantar los ascensos, yo te aconsejo que si eres primerizo es mejor que hagas un curso rápido donde te instruyan a realizar los pasos básicos y aprendas a reconocer el equipo que vas a usar (arnés, cintas exprés, mosquetón de seguridad, cuerda de escalada y zapatos especiales).

Muchos de los expertos en rapel aseguran que el mayor riesgo que corren al practicarlo al aire libre es enamorarte de la increíble sensación de libertad y la adrenalina. Y a ti, ¿te gustaría practicar rapel?

 

Cómo a los 50 años podemos aumentar masa muscular

Es cierto que ahora los 50 son los 40 de antes, cada día mas personas se cuidan con mas ahínco y tratan de mantener un cuerpo sano y en excelente forma, son muchos los que están mejor a los 40 o 50 que muchos de 20 y 30. Ahora bien una vez que pisamos los 40 años, el metabolismo comienza a hacerse más lento y por ende, nuestra masa muscular comienza a disminuir más fácilmente. Es por ello que, a pesar de estos efectos, cuando llegamos a los 50 años debemos pensar seriamente en seguir una rutina de ejercicios bien establecida además de cambiar nuestra manera de alimentarnos mejor.

¿Cuáles serían los ejercicios más convenientes para esos tiernos 50 años y poder ganar masa muscular?

Lo primero que se debe tener claro es que nunca hay que sobreentrenar, ya que es una de las formas en las que podemos obtener resultados contraproducentes. Dicho esto, el plan de ejercicios que recomiendan los expertos es una que incluya ejercicios de fuerza para todos los músculos mayores; como por ejemplo: Flexiones, resistencia, pesas en banco, abdominales y pesas en maquina, siempre tomando en consideración realizar estos durante 3 o 4 días a la semana con 48 horas de descanso continuo.

Al igual que es importante no extenderse demasiado con los entrenamientos, lo es el hecho de cumplir con los mismos lo mejor posible. A los entrenamientos de fuerza debemos también añadirle uno de cardio por semana; ya que éstos son beneficiosos en contra de la osteoporosis tan presente en las mujeres a esta edad.

¿Qué elementos podemos incluir en el entrenamiento de fuerza?

Debemos incluir al menos un ejercicio para cada grupo muscular por cada sesión y cambiarlos entre cada una. Es importante tener en cuenta en darle prioridad a los ejercicios que son multi articulares, esto debido a que mejoran la coordinación, la estabilidad y el balance de quien los practica además de fortalecernos y evitar lesiones que provocan otra clase de ejercicios (press, pushups, pullups, etc.).

¿Cómo debe llevarse a cabo este entrenamiento?

Para elegir la cantidad de peso que debemos levantar para cada sesión debemos tomar como base aquel que nos resulte de mayor dificultad antes o a las 15 repeticiones, de manera que por cada ejercicio podamos hacer 3 series de 10 a 15 repeticiones.

Hay que tener muy en cuenta consultar a un entrenador personal si es nuestra primera vez entrenando de esta forma, o hace varios años que no lo hacemos. Así este profesional nos facilitará la tarea de escoger el peso con el cual comenzar, además de enseñarnos la técnica correcta. Con el pasar del tiempo es importante ir aumentando dicho peso para que los músculos no se tornen planos.

El entrenamiento de cardio

Es bien sabido que la capacidad aeróbica también se ve afectada con la edad y por ende nuestro nivel de condición cardiovascular disminuye. Por ello es que es importante añadir ejercicios de este tipo que hagan trabajar todo el cuerpo, como lo serían correr, caminar, saltar la cuerda, sentadillas, entre muchos otros.

Esta clase de entrenamiento también es ideal si lo que necesitamos es bajar de peso, ya que son perfectos para quemar calorías.

En caso de cualquier clase de duda, siempre está la posibilidad de consultar a un médico antes de empezar con los entrenamientos ya que cada persona es distinta y nuestra salud puede verse afectada de distintas maneras diferentes.

 

Ejercicios que te ayudarán a lucir un busto reafirmado este verano

Se acerca el verano; lo que significa que ha llegado el momento de salir a lucir nuestro cuerpo bajo el sol en la playa, por lo que es importante tener todo a punto para vernos lo mejor posible. En este artículo te presento algunos ejercicios que te ayudarán a lucir un busto reafirmado y así sentirte segura de llevar el bikini que desees.

Vídeo de otra opción

Ejercicios con pesas

  • Siéntate en una silla, extiende ambos brazos hacia adelante sosteniendo las pesas. A continuación, subes uno de ellos estirando al máximo. Bajas a la postura inicial y haces lo mismo con el otro; así haciendo hasta 5 series de 5 repeticiones por brazo.
  • De igual forma en una silla, apoyada con la columna al respaldo de la manera más recta que puedas y los pies totalmente firmes en el suelo, debes tomar una pesa con cada mano y las sostenlas delante del pecho a la altura de los hombros con los codos a los laterales del cuerpo. A continuación levantarás el brazo sin llegar a estirar del todo y mantienes esa posición por 5 segundos para luego bajar a la postura inicial. Para comenzar podrías hacer 3 series de 5 repeticiones e ir aumentado a medida que te sientas preparada.
  • Este ejercicio debes hacerlo con pesas de aproximadamente 2 kilos cada una. Con la misma posición que en el ejercicio anterior, solo que esta vez levantarás las pesas de una manera que los hombros te toquen las orejas para luego juntarlas por encima de tu cabeza; así durante tres segundos antes de volver a la posición inicial. Puedes realizar hasta 3 series de 8 repeticiones con un descanso de 30 a 45 segundos entre cada una.
  • Para este debes acostarte boca arriba en el banco del gimnasio (o en su defecto algo parecido en tu casa). Extenderás los brazos por encima del pecho y luego, curveando ligeramente los codos, bájalos hasta que queden en posición paralela al suelo.
  • Estando de pie, con las piernas suficientemente separadas para que queden a la altura de los hombros y con las rodillas flexionadas, estira los brazos (con las pesas en las manos) a la altura de los hombros para luego moverlos hacia adelante del pecho. Realiza 3 series de 8 repeticiones.

Presión con las palmas

Este lo puedes realizar estando de pie o sentada. Debes juntar las palmas delante del pecho y los codos separados del cuerpo. Ahora simplemente debes tocar la punta de los dedos con la barbilla durante 20 segundos ejerciendo presión en el pecho. Descansa y repite 5 veces.

Flexiones

Te recomiendo hacerlas en la pared, separando los pies paralelos a las caderas y apoyando las manos en dicha superficie quedando los brazos estirados. Ahora debes flexionar los codos sin mover las manos de la pared y cuando llegues a lo más que puedas cuenta 3 segundos y regresa a la posición inicial. Realiza 3 series de 10 repeticiones descansando unos cuantos segundos entre ellas.