Saltar al contenido
RutinasDeportivas.es

Fly Yoga, una modalidad para los amantes de esta disciplina

El “Yoga de vuelo o Fly Yoga”, es una nueva modalidad para los amantes de esta disciplina, creada y  concebida por Florie Ravinet. Amante de la meditación y del wellness, donde ha logrado combinar  diferentes posturas del yoga, como: Iyengar, Ashtanga, y Hatha, en esta actividad con movimientos acrobáticos. Este concepto retoma algunos encadenamientos del programa Pilates.

No necesariamente debes contar con  una instalación y un entorno específico para realizar estos ejercicios. El sistema está basado en una tela o cuerda un poco elástica suspendida muy bien del techo. Para evitar cualquier tipo de accidente y garantizar la seguridad de los participantes, es importante y recomendable que estos ejercicios sean totalmente supervisados por un coach o entrenador especializado en la materia. Todas las sesiones comienzan una serie de reglas de seguridad básicas.

Para comenzar en Fly Yoga necesitaras: Equilibrio, relajación y meditación

  1. Sin un previo calentamiento, cada uno de los participantes deberá lanzarse directamente sobre la tela. El primer reto consiste en engancharse correctamente a la cuerda elástica, procurando mantener un equilibrio moderado y minimizando los movimientos bruscos y vibraciones.
  2. Una vez que cada participante está bien instalado, el entrenador comenzara la sesión con unos momentos de relajación y meditación para luego adoptar posturas estáticas que se acercan al ritual del saludo del sol.
  3. Luego se van combinando las posturas dinámicas del yoga con posturas y acrobacias circenses, danza y gimnasia. Este primer tiempo, permite calentar correctamente los músculos de la espalda, piernas, caderas y glúteos antes de comenzar con ejercicios más avanzados.

Fly Yoga ejercicios de posturas invertidas y acrobacia

Una vez concluido el tiempo de preparación física y concentración el entrenador continuará con una segunda parte mucho más dinámica donde se mezclan los ejercicios aéreos y físicos. Concluidos los asanas estáticos, fáciles de realizar aun sobre la cuerda fija en el techo, llega el momento de las posturas más complicadas, inspiradas en movimientos del circo tradicional.

La cuerda se convertirá en el apoyo y soporte de agarre para mantenerse en el aire a lo largo de todos los encadenamientos y movimientos. Incluso si al comienzo de los ejercicios resultan un poco complicados, basta con repetir la rutina alguna veces, hasta lograr liberarse de toda aprensión, y comenzar a divertirte con el Fly Yoga.

Al igual que toda sesión de yoga, cada entrenamiento termina con un momento de meditación en una postura fija en el aire, sin soltar en ningún momento la tela de agarre.

Si te gusto este artículo y deseas leer más artículos relacionados con el yoga, te recomiendo que entres en nuestra categoría de YOGA Y PILATES, donde tendras acceso a varios temas interesantes

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS500
Facebook3k
Facebook
Instagram605
A %d blogueros les gusta esto: