Saltar al contenido
RutinasDeportivas.es

Antes y después de ejercitarse es necesario calentar

estirar y calentar

Antes de realizar cualquier actividad física es importante realizar una sesión de calentamiento y estiramiento de los músculos, para muchos una rutina fastidiosa pero altamente necesaria para evitar desgarres, esguinces o torceduras. El calentamiento consiste en una serie de ejercicios suaves para ir preparando y adaptando al cuerpo a una actividad de mayor fuerza e intensidad.

Por lo general se utiliza de 10 a 15 minutos de calentamiento donde se deben incluir ejercicios de movilidad articular por lo general caminata, pedalear una bicicleta estática o hacer uso de una máquina elíptica con baja resistencia. En esta primera fase se logra la elevación de pulso. También debe contemplar suaves estiramientos en los que se mantenga la posición de 15 a 30 segundos, realizar movimientos preparativos para el aparato neuromuscular culminando con abdominales, ejercicios de saltos para dejar el cuerpo listo para nuestra rutina diaria o práctica deportiva habitual.

Previene lesiones

El calentamiento además de prevenir lesiones permite incrementar la temperatura corporal, no es recomendable iniciar una rutina con el cuerpo frio. Los músculos obtienen la oxigenación necesaria para enfrentar el entrenamiento, además que el rendimiento muscular aumenta y aumenta la disposición física a los ejercicios. Nos sentimos con mayor disposición y energía para realizar el entrenamiento de rigor.

Nunca dejes de calentar

Es importante tener en cuenta la necesidad de calentar como parte de la rutina de entrenamiento para lo que se debe disponer del tiempo adecuado. Dejar de calentar por falta de tiempo o por considerarlo algo inútil o aburrido, puede generar lesiones musculares que se mantengan por el resto de la vida. El entrenador tiene la obligación de estimular el calentamiento antes y después del entrenamiento, al igual si te ejercitas por tu cuenta. Estirar y calentar de forma apropiada te brindará mayor resistencia y fuerza, flexibilidad, velocidad y en general una mejor aptitud hacia los ejercicios. Siempre antes de iniciar y luego de culminar.